Todas las entradas de Nacho Barrio

CREER EN LA ADVERSIDAD

“El momento más oscuro de la noche de la vida, ocurre un instante antes del amanecer” Vicente Ferrer

fe

Qué fácil tener fe cuando todo va bien, cuando tenemos el viento a nuestro favor, cuando estamos ilusionados, llenos de alegría, cuando hay seguridad y nos sentimos plenos. ¿Pero y creer en la adversidad?¿Qué pasa cuando las cosas no salen como esperamos?¿Qué pasa cuando nos sentimos mal? ¿Dónde está esa fe cuando el mundo se tambalea, cuando hay incertidumbre, dudas, miedo, tensión?

Seguir creyendo en esos momentos nos ayuda a seguir adelante, nos impulsa, nos alienta, nos da fuerzas. Y no es una cuestión de religión (aunque podría ser tu caso), es una cuestión sobre todo de confianza en uno mismo, de confianza en la vida.  Sigue ahí, constante. Y siente la convicción de que tienes los recursos a tu alcance para salir fortalecido de esta situación que vives.

google_plustwitterFacebookmail

¿QUÉ HACER SI NO SÉ QUÉ HACER?

dudas

Que sí, que no. Estoy tan indeciso que necesito arrancar los pétalos de una margarita para decidirme. O quizás un margarita con mucho tequila que me ayude a borrar todas las dudas e indecisiones que impregnan mi ser.

Así soy yo. ¿O no? No lo sé. ¿Y qué sabes? Que tengo estas 4 opciones:

OPCIÓN 1: La tortuga: no hacer nada, meterme en el caparazón y esperar a que la tempestad pase. Soluciona temporalmente la situación pero internamente no cambia nada y eso quiere decir que en algún otro momento, una situación similar ocurre y utilizando la misma estrategia puedes imaginarte qué ocurre…el círculo vuelve a empezar.

OPCIÓN 2: La pescadilla: hacer algo que ya he hecho en otras situaciones o algo muy similar lo que dará un resultado que ya conocemos. Más de lo mismo que no me sirve. La pescadilla que se muerde la cola.

OPCIÓN 3: El espejo: hacer lo que me dicen los demás. A veces podría funcionar. El problema es que yo no soy los demás, mis situaciones aunque parezcan iguales, son diferentes y por tanto muy probablemente sus soluciones no sean la solución a mis dudas.

OPCIÓN 4: La varita mágica: hago algo que no haya hecho hasta ahora. Porque si ya lo he hecho significa que no ha funcionado y por más que sigo insistiendo, las cosas no van a cambiar a no ser que haga cosas distintas. Una vez leí “Si quieres diferentes resultados, no hagas siempre lo mismo”. Así que decido cambiar el enfoque, buscar otras perspectivas. ¿Y esto cómo se hace? Yo me pongo en el lugar de otras personas, y cuanto más se aleje de mi punto de vista, mejor soluciones vienen a mi cabeza. Por ejemplo, ¿qué haría el Papa, Pau Gasol o la vecina rubia si no supieran si tener o no descendencia? También puedes cambiar la perspectiva temporal con preguntas como: ¿qué haría Freud, Alejandro Magno o el la mujer de las cavernas si tuviera que decidir si alquilar o comprar una casa? Pero lo que más me gusta y más me abre a respuestas más originales es pensar en cosas extrañas como qué haría un extraterrestre, un árbol o una gota de lluvia en mi situación. De lo que va saliendo, anoto todas las ideas en un cuaderno. TODAS, aunque parezcan tonterías. Deja que pase un día y repasa tus anotaciones, preguntándote, ¿qué puedo hacer ante esta situación? Confía en ti y lleva a cabo la acción nueva que te diga tu instinto.

Quizás parezca un poco locura pero por qué no probar. Si estás cansado de la tortuga, la pescadilla y el espejo, no tienes nada que perder a probar la varita mágica. Si te animas, cuéntame qué tal fue. A mí me funciona.

google_plustwitterFacebookmail

ME SIENTO MUERTO POR DENTRO. TRANSFORMACIÓN.

muerto por dentro

Sigo aquí. Sin mí pero conmigo. Me siento vacío, como si no estuviera. Necesito una señal, algo que me haga cambiar, algo que me impulse a seguir adelante, pero no encuentro motivos. Tengo lo que siempre me han dicho que necesitaba en la vida. Trabajo estable, pareja, casa, coche, amigos, familia,… y aún así no siento nada, me siento solo rodeado de gente. Me falta alegría, fuerza, ganas, impulso, querer. Me falta VIVIR. A eso no me ha enseñado nadie.

Y ahí apareces Tú de la nada, colocándome en mi centro, haciéndome sentir más que nunca y recuperando esa belleza y fuerza interna que siempre estuvo ahí pero que no supe ver. Tú no eres nadie y lo eres todo.

Estuve muy perdido porque me creí todo lo que me contaron. Tendía a centrarme fuera. Quería encontrar mi libertad, mi amor, mi paz, en otros rostros, en otros lugares, en otros trabajos, siempre fuera. Busqué tanto fuera que solo me quedaba un sitio al que ir, y sin mucha esperanza me empecé a dar cuenta que a buscar soluciones en mí nadie me enseñó. Me despistaba tanto lo que me habían dicho que tengo que ser… que estudies, que encuentres trabajo, que si la felicidad te la da tu media naranja y muchas más tonterías a las que hacía caso. Aún queda algún destello de ese pasado pero nada que ver.

Tardé en encontrar a alguien que me dijera que soy valioso por el simple hecho de ser, de existir, y que no necesito tener nada: ni trabajo, ni casa, ni coche, ni pareja que me complementara, ni otras muchas cosas que valen solo la importancia que le damos. Tardé en reconocer y sentir la verdad de las palabras que me dijeron.

Y desde la nada, desde buscar las respuestas en mí, apareció la fuerza, la calma, la serenidad, el amor, la VIDA. Los altibajos siguen estando ahí pero puedo reconocer algo en el fondo que me ancla y no me deja llevar por todas esas olas que golpean de vez en cuando.

 

google_plustwitterFacebookmail

¿Y SI VUELAS?

“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” Helen Keller

El otro día, después de una formación de Mindfulness en un instituto, se acercó una chica a preguntarme una duda. Tenía en el archivador que llevaba en la mano una frase que decía: “¿Y si vuelas?”. Me llamó la atención, así que cuando acabamos de hablar de su duda le pregunté sobre la misma, a lo que me contestó: “Es una frase que me ayuda mucho de la película Peter Pan. Wendy tiene mucho miedo de poder caerse y Peter Pan le pregunta, ¿y si vuelas?”

Esta frase me ha llevado a pensar en el miedo que muchas veces tenemos a que las cosas nos salgan mal o no salgan como esperamos y entonces ni siquiera lo intentamos. Tenemos más el foco de atención en las cosas que nos pueden ir mal que en todas las posibilidades que se abren y tenemos a nuestro alcance. Y entonces dejamos de hacer esa llamada, no nos presentamos a ese puesto de trabajo, no decimos esa frase de cariño, no cantamos esa canción, no aprendemos ese idioma,…

En ocasiones, ese miedo viene de la mano de soltar algo estable que tenemos como un trabajo o pareja donde ya no nos sentimos cómodos o ya hemos desplegado todas nuestras capacidades y hemos crecido llegando al techo. Pero estamos tan apegados a ellos que nos es muy difícil soltar eso y ver las nuevas oportunidades que nos brinda la vida. Nos agarramos a lo que ya tenemos y nos convertimos en pájaros construyendo su propia jaula.

Y como Peter Pan me pregunto, ¿y si vuelo? ¿Cuántas cosas me estoy perdiendo por encadenarme a mí mismo? ¿Cuántas cosas se quedan en el camino por no dejarme crecer? ¿Cuántas cosas no hacemos o dejamos de hacer por el miedo a que los resultados no sean los esperados sin saber siquiera que hubiéramos obtenido si lo hubiéramos intentado? En momentos de duda, confusión, miedo, incertidumbre, tenemos que sacar fuerzas y valentía para perseguir aquello que realmente queremos conseguir.

En ese sentido, Mindfulness nos ayuda a reconocer esos pensamientos y emociones que nos limitan y no nos dejan extender nuestras alas. Descubre nuestras formaciones y no te cortes tus propias alas. Eres un ser magnífico. Expande todo tu potencial.

google_plustwitterFacebookmail

QUERIDO 2018

Querido 2018:

feliz 2018 deseos

Te pido que encontremos nuestro propósito. Descubrir que es aquello que realmente nos mueve y nos impulsa a vivir día a día. Esa razón que haga que cada mañana merezca la pena vivir.

Te pido amor. Que cada uno de los momentos de nuestro día esté repleto del mismo.

Te pido que seamos personas más valientes, que luchemos por aquello que de verdad nos importa. Que seamos capaces de reconocer la dificultad, el miedo, los no puedo y consigamos superarlos.

Te pido que sepamos reconocernos en el otro, sobre todo cuando solo vemos diferencias, y darme cuenta que al igual que yo esa persona también sufre, también se entristece y se alegra, también vive altibajos en su vida. Que veamos lo que nos une.

Te pido por el lugar que tenemos para vivir, el mundo. Que sepamos cuidarlo y mantenerlo.

Te pido que no juzguemos a los demás ni a nosotros mismos. Cada persona hemos tenido una trayectoria de vida y hemos llegado al momento en el que estamos tomando las mejores decisiones que hemos sabido tomar. Que me devuelva la mirada hacia dentro y sepa reconocerlos.

Te pido momentos de silencio consciente cada día. Darnos cuenta la importancia de parar, observar y ver qué está ocurriendo en mí.

Te pido salud. Que nos demos cuenta cuando estamos sanos del regalo que tenemos. Que sepamos reconocer nuestro cuerpo también ante el bienestar.

Te pido que tengamos el dinero que creamos merecer. Que no haya escasez en nuestras vidas.

Te pido que todos estos aspectos se cultiven en las familias y las escuelas desde el nacimiento. Podemos educar hacia un mundo más equilibrado y bondadoso.

¡GRACIAS!

google_plustwitterFacebookmail