CAMBIOS

cambio mindfulness

 

¿Cómo te adaptas a las nuevas situaciones? ¿Quizás un cambio de trabajo, de vivienda,  de móvil o probar nuevas comidas? ¿Una ruptura o una nueva pareja? ¿Un nuevo miembro en la familia o alguien que se va? ¿Esa visita inesperada, la enfermedad o un cambio de tu imagen? ¿Los nuevos alumnos a los que te enfrentas o una llamada de atención inesperada en el aula? Y así un largo etcétera de posibles cambios que pueden darse.

Vivimos en una sociedad en la que se producen cambios constantes en nuestras vidas. Muchas de nuestras ideas, de nuestros pensamientos, de nuestra forma de ver la vida, de enfrentarnos a ella desde hace unos años hasta ahora ya no son las mismas. Estamos en un cambio constante nos demos cuenta o no.

Uno de los puntos clave del mindfulness o atención plena es la aceptación del momento. Mucha gente malinterpreta el término aceptar y lo atribuyen a dejar que los acontecimientos sucedan en su vida resignándose con lo que tienen y no haciendo nada por cambiar esa situación con la que no se sienten a gusto. Nada más lejos de la realidad. Es nuestra obligación personal encontrarnos a gusto con lo que somos y en consecuencia hacemos, y cuando no es así, hacer algo por cambiarlo. No confundamos aceptación con rendición. Cuando aceptamos, damos la bienvenida a eso que llega a nuestra vida, lo acogemos, lo queremos por lo que es, sin más ni menos. Así, muy sabiamente la plegaria de la serenidad dice: “Señor, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia”.

Después de leer esto ya no serás la misma persona. Algo, por mínimo que sea, habrá cambiado. El tipo de persona que quieres ser lo eliges en cada instante que vives. Ya no eres la persona de ayer ni la que serás mañana. Tú decides.

¿Quién eres?

google_plustwitterFacebookmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *