Archivos de la categoría Autocompasión

CREER EN LA ADVERSIDAD

“El momento más oscuro de la noche de la vida, ocurre un instante antes del amanecer” Vicente Ferrer

fe

Qué fácil tener fe cuando todo va bien, cuando tenemos el viento a nuestro favor, cuando estamos ilusionados, llenos de alegría, cuando hay seguridad y nos sentimos plenos. ¿Pero y creer en la adversidad?¿Qué pasa cuando las cosas no salen como esperamos?¿Qué pasa cuando nos sentimos mal? ¿Dónde está esa fe cuando el mundo se tambalea, cuando hay incertidumbre, dudas, miedo, tensión?

Seguir creyendo en esos momentos nos ayuda a seguir adelante, nos impulsa, nos alienta, nos da fuerzas. Y no es una cuestión de religión (aunque podría ser tu caso), es una cuestión sobre todo de confianza en uno mismo, de confianza en la vida.  Sigue ahí, constante. Y siente la convicción de que tienes los recursos a tu alcance para salir fortalecido de esta situación que vives.

google_plustwitterFacebookmail

¿Y SI VUELAS?

“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” Helen Keller

El otro día, después de una formación de Mindfulness en un instituto, se acercó una chica a preguntarme una duda. Tenía en el archivador que llevaba en la mano una frase que decía: “¿Y si vuelas?”. Me llamó la atención, así que cuando acabamos de hablar de su duda le pregunté sobre la misma, a lo que me contestó: “Es una frase que me ayuda mucho de la película Peter Pan. Wendy tiene mucho miedo de poder caerse y Peter Pan le pregunta, ¿y si vuelas?”

Esta frase me ha llevado a pensar en el miedo que muchas veces tenemos a que las cosas nos salgan mal o no salgan como esperamos y entonces ni siquiera lo intentamos. Tenemos más el foco de atención en las cosas que nos pueden ir mal que en todas las posibilidades que se abren y tenemos a nuestro alcance. Y entonces dejamos de hacer esa llamada, no nos presentamos a ese puesto de trabajo, no decimos esa frase de cariño, no cantamos esa canción, no aprendemos ese idioma,…

En ocasiones, ese miedo viene de la mano de soltar algo estable que tenemos como un trabajo o pareja donde ya no nos sentimos cómodos o ya hemos desplegado todas nuestras capacidades y hemos crecido llegando al techo. Pero estamos tan apegados a ellos que nos es muy difícil soltar eso y ver las nuevas oportunidades que nos brinda la vida. Nos agarramos a lo que ya tenemos y nos convertimos en pájaros construyendo su propia jaula.

Y como Peter Pan me pregunto, ¿y si vuelo? ¿Cuántas cosas me estoy perdiendo por encadenarme a mí mismo? ¿Cuántas cosas se quedan en el camino por no dejarme crecer? ¿Cuántas cosas no hacemos o dejamos de hacer por el miedo a que los resultados no sean los esperados sin saber siquiera que hubiéramos obtenido si lo hubiéramos intentado? En momentos de duda, confusión, miedo, incertidumbre, tenemos que sacar fuerzas y valentía para perseguir aquello que realmente queremos conseguir.

En ese sentido, Mindfulness nos ayuda a reconocer esos pensamientos y emociones que nos limitan y no nos dejan extender nuestras alas. Descubre nuestras formaciones y no te cortes tus propias alas. Eres un ser magnífico. Expande todo tu potencial.

google_plustwitterFacebookmail

AMOR DE TEMPESTAD. AUTOCOMPASIÓN.

Quiérete tal y como eres. Así, con tus imperfecciones, con tu manera de ser, con tu forma de mirar, de expresarte, de comprender las cosas. Quiérete en las discusiones, en los enfados, en el estrés, en los nervios, en el miedo, en la duda, en la crítica, en los juicios.  Quiérete cuando no puedas más, cuando te rindas, cuando no tengas fuerzas, cuando te olvides del verbo amar. Quiérete en tu existencia de mierda, en el pozo sin fondo del que no puedes salir, en tu vida de caretas y pantomima. Cuando todo va bien es fácil que te quieras pero, ¿y quererse ante la adversidad ?

Cuando ves el amor que  eres en cualquier circunstancia, no hay nada que pueda contigo.

autocompasion amor

Me quiero tal y como soy. Así, con mis imperfecciones, con mi manera de ser, con mi forma de mirar, de expresarme, de comprender las cosas. Me quiero en las discusiones, en los enfados, en el estrés, en los nervios, en el miedo, en la duda, en la crítica, en los juicios. Me quiero cuando no puedo más, cuando me rindo, cuando no tengo fuerzas, cuando me olvido del verbo amar. Me quiero en mi existencia de mierda, en el pozo sin fondo del que no puedo salir, en mi vida de caretas y pantomima. Cuando todo va bien es fácil que me quiera pero, ¿y quererme ante la adversidad?

Cuando veo el amor que soy en cualquier circunstancia, no hay nada que pueda conmigo.

Que seamos capaces de ver ese amor siempre.

google_plustwitterFacebookmail