¿Quién soy?

«¿Por qué repetir los mismos errores habiendo tantos nuevos errores por cometer?»
Bertrand Russell

Nacho Barrio pedagogo

Me llamo Nacho Barrio. Empecé mi formación en mindfulness con Nirakara en colaboración con la universidad Complutense de Madrid donde realicé un curso de Mindfulness basado en la reducción del estrés (MBSR). De mano de la escuela Transpersonal realicé un curso de dos años como coach en educación. Ahí descubrí herramientas para seguir indagando en mí mismo y cómo aplicar dichas herramientas con los demás, especialmente en el ámbito educativo. También me especialicé como facilitador mindfulness en centros educativos.  He realizado el curso de Entrenamiento en el cultivo de la Compasión con Nirakara. Soy instructor cualificado de Mindful School Curriculum.  Socio de la Asociación Española de Mindfulness y Compasión desde enero de 2016.

Ciertas elecciones me llevaron a estudiar pedagogía, período en el cual salí del cascarón, de mi entorno, me enfrentaba a cosas nuevas y empecé a tomar mis propias decisiones. Fue un tiempo en el que primó la diversión, la exaltación de la amistad, el experimentar cosas nuevas, de ver mis límites, de mayor conciencia del mundo y lo que ocurría en él. También de miedos e inseguridades disfrazados de valiente armadura. A veces duele más llevar la armadura que el daño que nos podrían hacer sin ella.

Los viajes, desde los 19 años que estuve trabajando en Dublín(Irlanda), han sido una constante en mi vida. He estudiado un semestre en Helsinki(Finlandia), trabajado como camarero en Londres(Inglaterra), haciendo un voluntariado durante un año en un parque de aventura en Southampton(Inglaterra), tutorizando estudiantes en Victoria y Vancouver (Canadá), haciendo un voluntariado en una escuela en Debre Zeit (Etiopía). Fuera aprendí a cuidar de mí mismo, a ser independiente, valoré realmente lo que es la amistad y la familia. Descubrí la soledad, que tras lidiar con ella se convirtió en fiel compañera que me impulsó a seguir adelante con mayor fuerza y valentía. El mundo estuvo a mis pies, pero también caí desde lo alto. Y dolió. Convivir con gente de muchos países del mundo y abrir la mente a nuevas ideas, nuevos puntos de vista, fue el mejor regalo que me aportó vivir fuera.

Entre idas y venidas, con tanto ajetreo, llegué a un punto en el que no encontraba sentido a lo que hacía y ahí es donde entró en mi vida la práctica de mindfulness y desde entonces se ha quedado en mi vida. Esto me hizo parar y empezar a preguntarme qué quería. Me hizo descubrir el fondo y ahí sigo todavía encontrando otros fondos, aprendiendo, investigando, sorprendiéndome, arriesgando, cometiendo errores. ¡Qué bueno esta aventura que nos ha tocado vivir!

Este proyecto nace del impulso de querer que las personas en entornos educativos exploten todo su potencial y se sientan mejor consigo mismas.  ¡Sé que es posible!

google_plustwitterFacebookmail