Archivo de la etiqueta: Mindfulness

La palabra más agradecida

Gracias flor minfulness

¿Cuántas veces al día utilizas la palabra “gracias”? ¿Eres consciente de cuándo la utilizas? ¿Estás realmente agradecido de lo que ocurre en tu vida?

Cuando doy las gracias estoy honrando este momento tal y como es conmigo. También, si es el caso, a la persona que tengo enfrente, su sabiduría, su trabajo, su dedicación hacia mí. Estoy honrando que las cosas son como son. Estoy demostrando mi amor hacia mí, hacia ti, hacia lo que ocurre.

Dos ocasiones perfectas para cultivar el agradecimiento en nuestro día a día son:

  • Nos levantamos por la mañana y es posible que ya estemos con el piloto automático de lo que solemos hacer todos los días. Por qué no dedicar un minuto antes que otra cosa a darnos cuenta de que estamos aquí, en este sitio, que respiro, que siento tristeza, ira, alegría,… Mejor o peor, pero estamos. ¿No es ya una razón de peso por la que sentirnos agradecidos?
  • Al final del día, ¿qué mejor que irse a dormir pensando en 3 cosas por las que estamos agradecidos del día que está terminando? Al principio quizás sea difícil encontrar motivos o circunstancias del día por las que estar agradecido, pero poco a poco te irás dando cuenta de más y más cosas. Aún así, sino se te ocurren ideas, empieza por cosas “básicas” como estar sano, haber comido, tener agua potable o un techo bajo el que dormir hoy. Se trata de prestar más atención a esos aspectos de nuestra vida.

De corazón, GRACIAS.  🙂

El poder de las palabras

palabras mindfulness

¿Cómo hablas a las personas que te rodean?¿Les motivas o todo lo contrario?¿Qué tipo de palabras y expresiones empleas?¿Utilizas “siempres” y “nuncas” habitualmente?¿Cómo te hablas a tí mismo/a?¿Te das cuenta qué te dices cuando te enfrentas ante un reto?¿Tienes un diálogo interno más positivo o negativo?

Hay que ser más consciente del vocabulario que utilizamos cuando nos comunicamos (con nosotros mismos y con los demás).Aunque parezca lo mismo, NO es igual estar a favor de la paz que en contra de la guerra. En la primera, nuestra atención se dirige a la paz mientras que en la segunda se dirige a la guerra. En el caso de que estemos en contra de la guerra, sin darnos cuenta, estamos llevando la atención hacia aquello que pretendemos evitar.

Te voy a dar tres herramientas muy sencillas que mejorarán tu vida…

  1. Cambia la polaridad de tus frases negativas: “No puedo…” por “Soy capaz de…” o “No soy …” por “ Me acepto como soy”.
  2. Identifica los siempres,nuncas, nadie y todos y elabora frases más realistas y concretas: “Siempre suspendo” por “He suspendido el examen de…”, “Nunca se acuerda de mí Fulano” por “Fulano no me ha felicitado por mi cumpleaños”, “Nadie quiere venir conmigo de vacaciones” por “Juana y Carlos me han dicho que este año trabajan en agosto” o “Todos están más delgados que yo” por “Alberto y Luisa han adelgazado”.
  3. Sin mentir, transmite a las personas de tu entorno las cosas que te gustan de ellas y no des por supuesto que ya lo saben: “Admiro lo ordenada que eres cuando trabajas”, “Qué bien cocinas”, “Eres un ejemplo de superación”,…

Con la práctica, verás cómo día a día mejora tu relación contigo mismo y con los demás. ¡A ponerse en marcha desde ahora! ¡Tú puedes!

Berak El Incansable (2ª Parte)

Mindfulness Pedagogía Inteligencia emocional

Pronto, el joven Berak, tan aclamado por su reino, empezó a perder su popularidad. Ya no ganaba combates, casi no salía de palacio, ni siquiera ese año celebró su particular fiesta de cumpleaños, donde todo el reino se reunía y compartían sus mejores memorias de la temporada acompañados de un festín inigualable.

Sabiendo que algo le ocurría, Berak fue a visitar a la todopoderosa hechicera, Zema, en busca de alguna pócima para volver a ser como antes. En cuanto entró en su cueva, Zema sintió el influjo de un hechizo en el príncipe. Era uno de los hechizos más malévolos que había, llamado “Mi espejo”, en donde uno creía lo que quisiera creer. Un hechizo cuya única cura podía encontrarse en el laberinto perdido.

El camino del laberinto no fue fácil. Allí tuvo que volver a luchar contra dragones y orcos  de un tamaño que nunca había visto. Escaló las montañas más altas pasando todo tipo de calamidades y solo ante la adversidad. Escapó de las alimañas más venenosas y venció a todas las fieras que encontró a su paso. Aunque quería encontrar su pócima, estaba agotado y sus fuerzas se habían debilitado, así que paró a descansar. En ese momento se dio cuenta que el hechizo ya había desaparecido. Sin ni siquiera darse cuanta había vuelto a ser el que era. Pensó que lo mismo siempre había estado hechizado porque ahora  sabía que era capaz de cualquier cosa, lo creía. En ese mismo instante, vio la salida del laberinto en la que había una inscripción de piedra que decía: “Quizás nada sea por casualidad”.

Berak El Incansable (Parte 1)

Mindfulness Cuento

Érase una vez en un reino muy lejano, todos preparaban la llegada del príncipe Berak, que venía de recorrer extrañas tierras en las que había vivido miles de aventuras. Se decía que había luchado contra grandes dragones de fuego y orcos muy malvados, había cruzado mares impenetrables con una balsa construida con sus propias manos, había combatido con los mejores guerreros y había estado presente en las más memorables fiestas de los palacios más impresionantes nunca conocidos en su reino.

Todos en el reino estaban felices, menos Harás, que siempre fue su mayor rival. Harás era conocido además de por ser el mejor guerrero del reino, por su avaricia y malos hábitos de los que todos habían oído hablar. También, era él quien se encargaba de difundir falsedades sobre sus andanzas a la gente del reino. No muchos le daban crédito aunque Harás tenía sus adeptos.

Pese a ser una de las personas más admiradas del reino, Berak, que siempre quería complacer a todos, daba mucha importancia a lo que el pequeño grupo de Harás y sus secuaces difundían por el reino, llegando a no saber admirar todas aquellas cualidades que el resto  del reino indiscutiblemente veían en él.

Un día, cuando Berak cabalgaba con su caballo por los bosques del reino apareció un hombre de la nada que le dijo :”¿Acaso crees que puedes engañarnos? No eres más que un farsante”. Dicho lo cual desapareció. Esa voz era como mágica. Se le había quedado en su cabeza y no podía quitársela de ninguna de las maneras.